Las proteínas son las sustancias más importantes en cualquier dieta, desde el punto de vista nutrimental y por su papel tan esencial en las funciones biológicas del organismo.

Las proteínas están formadas por unidades primarias llamadas aminoácidos, entre los cuales encontramos los esenciales y los no esenciales. Los no esenciales son aquellos que nuestro cuerpo produce usando como materia prima parte de los nutrimentos de la alimentación diaria entre los que se encuentran incluso algunos aminoácidos esenciales , siendo estos aquellos que necesitamos suministrar a través de la alimentación ya que no son producidos por nuestro cuerpo.

El valor nutricional de un alimento proteínico depende de su composición de aminoácidos, de aquí la necesidad de que la alimentación contenga un balance equilibrado de aminoácidos acorde a los requerimientos de nuestro cuerpo.

Los atletas de alto rendimiento, sobre todo los que practican el fisicoculturismo, requieren de grandes cantidades de proteínas para lograr sus metas deportivas y es por esto que existen productos específicamente desarrollados para este tipo de consumidores, sin descartar que cualquier otra persona con deficiencia en su nutrición pueda incluirlos en su dieta, en cantidades lógicamente diferentes a los que requiere un atleta.

La digestión es otro parámetro que debemos considerar al elegir las proteínas que vamos a incluir en la dieta ya que si nuestra flora intestinal y el desarrollo enzimático en la misma no es adecuado, la respuesta será desagradable, por ejemplo, si tomamos albúmina de huevo, cuyo contenido de aminoácidos es excelente, y nuestro aparato digestivo no está preparado para ello o esta albúmina no reúne los requisitos de calidad y formulación tendremos problemas intestinales que lejos de satisfacer nuestros deseos de desarrollo físico nos pueden provocar malestares que nos llevarían, incluso, a una pérdida de masa muscular.

El suero de leche es otra proteína de gran calidad pero habrá que tener cuidado porque comercialmente se manejan muchos tipos de suero que van desde 10% hasta 90% de contenido proteico. En estos casos la diferencia contra el 100% del producto lo constituyen grasas, lactosa e impurezas indeseables para el consumidor. Se recomienda consumir el suero de leche que ha sido sometido a proceso de purificación y concentración de alta tecnología. Desgraciadamente en nuestro país no se cuenta con la producción suficiente de leche ni con las instalaciones necesarias para obtener este tipo de suero por lo que se requiere importarlo. El suero concentrado y microfiltrado (whey protein) puede parecer caro pero hagamos un comparativo peso-gramo-contenido alimenticio y encontraremos que resulta una excelente inversión.

Otra proteína a nuestro alcance es el aislado de proteína de soya que cuando es de buena calidad contiene un mínimo de 90% de proteínas.

Estudios recientes han mostrado que este alimento tiene una gran biodisponibilidad y es tan efectivo, desde el punto de vista nutricional, como las proteínas de origen animal, con la ventaja de que no contiene grasas saturadas.

Por último mencionaremos una proteína que no ha sido muy utilizada pero que trae grandes beneficios a los deportistas, se trata del colágeno hidrolizado. Este tipo de colágeno, que algunas personas confunden con la grenetina estandard, es fácilmente asimilable y aunque su contenido de aquellos aminoácidos que propician el desarrollo muscular es pobre, presenta una ventaja que es muy apreciada por los deportistas ya que contiene cantidades importantes de prolina e hidroxiprolina, ambos utilizados por nuestro cuerpo como materia prima para la producción de colágeno. Otro componente importante de este alimento es la glicina que resulta esencial para la síntesis de ácidos nucléicos ( DNA y RNA ) así como de otros aminoácidos no esenciales que nuestro cuerpo produce.

Como podemos observar tenemos a nuestro alcance varios suplementos que de manera independiente o combinados son una buena opción para nuestra dieta. Por último les recomendamos leer detenidamente la información contenida en las etiquetas de los suplementos y escoger solo aquellos que cumplan con sus necesidades de nutrición.