El HMB es un metabolito que se sintetiza a partir del aminoácido leucina que a su vez se obtiene por medio del consumo de proteínas de la dieta y ha sido ampliamente utilizado entre los deportistas de fuerza y fisicoculturistas para lograr el aumento de masa muscular, numerosos estudios han probado la eficacia del HMB en condiciones clínicas y en condiciones de ejercicio.

La evidencia sugiere (derivada del éxito del HMB en pacientes con cáncer) que el mecanismo fundamental es la inhibición de las vías celulares que destruye proteínas, hay otro mecanismo directo que estimula la síntesis de proteínas por medio del mecanismo “mTOR”, una vía intracelular en la que se favorece la construcción de tejidos como el muscular.
Ahora sabemos que consumir proteínas con una alta cantidad del aminoácido leucina como el suero de leche o la carne de res en combinación con un programa de ejercicio con pesas puede incrementar la masa magra, la fuerza y reducir el nivel de tejido adiposo.

Aproximadamente 100gramos de carne o una medida de SUERO DE LECHE aportan 2.5 gramos de leucina.

Una característica que tiene la leucina es favorecer la disminución del dolor que se genera días después del entrenamiento (sobre todo del ejercicio de tipo excéntrico) (Howatson et al 2012). Según un estudio los efectos pueden estar mediados  en parte a la transformación de la leucina a un metabolismo específico, el HMB.

La demanda de leucina para obtener HMB por medio de nuestro metabolismo es alta por lo que un suplemento de HMB puro y de forma aislada podría facilitar y complementar su ingesta de una forma relativamente sencilla, el consumo recomendado en la mayoría de los estudios es de 3 gramos diarios, tomando 2 cápsulas de 500mg de HMB 3 veces por día. El HMB no tiene contraindicaciones conocidas, no altera la presión arterial, puede consumirse principalmente por deportistas que se esfuerzan en incrementar su nivel de masa muscular o evitar su pérdida y en adultos mayores en los cuales es de los suplementos más recomendables a la fecha.

¡COMPARTE!

Por: L.N.H. Rodrigo Mancilla